Skip navigation

Category Archives: Actualidad

Llevamos semanas escuchando que España no es Grecia, no es Irlanda, y que no es Portugal. Pero lo que seguro que no es, es Japón.

Este tramo de la autopista Gran Kanto en Naka, Japón parecía que el enorme cráter sobre el 11 de marzo. El temblor dejó un crack 150 metros a lo largo de la sección principal de la carretera. Dado el daño masivo y generalizado los trabajadores regresaron a trabajar al día siguiente. La compañía NEXCO empezó a reparar la carretera dañada el 17 de marzo. Al final del día el 23 de marzo se abrió al tráfico.

En España, para estas cosas nos tomamos nuestro tiempo. Veamos un ejemplo, con financiación del Plan E:

Sí, sí, tres meses para cambiar tres farolas; ¡una farola al mes! Y es la sustitución de farolas, que se supone que la acometida eléctrica ya está hecha, y no hay que tender cable eléctrico.

Pero, ¿cuánto cuestan los carteles del Plan E?

Para obtener la financiación del Gobierno para una obra del Plan E es obligatorio instalar un cartel o valla de 12 m2 en lugar visible y con unas determinadas características y logotipos.

Los paneles galvanizados electrosoldados y rotulados; abrazaderas de varilla roscada con tuercas; tornillos con tuerca y arandela cincada; correas con soportes desmontables; embalaje, transporte… La retahíla de costes derivada del Plan E es tan amplia, que sólo la factura del cartel publicitario de las obras oscila en una horquilla de entre 1.500 euros y 1.900 euros, según los presupuestos solicitados por el diario económico EXPANSIÓN.

¡Ah! Los japoneses no se molestaron en poner ningún cartel; sólo arreglaron la carretera.

Anuncios

Insumisión Ley Antitabaco¿Se puede ser insumiso ante la Ley Antitabaco?

Nos encontramos que algunos bares, restaurantes y centros de ocio (los pocos) ante la pérdida de clientes y de ingresos, se plantean reberlarse y declararse insumisos frente a la ley que prohibe fumar en sus establecimientos.

A estas alturas los movimientos tradicionales de Insumisión (los contrarios al Servicio Militar obligatorio) se estarán tirando de los pelos por haber usurpado para este fin la palabra “insumisión”

Lo primero que hay que decir es que son las personas y no las empresas las únicas que se se pueden declarar insumisas; por tanto un negocio no puede declararse insumiso.

Y lo segundo, es que la falta de sumisión (a la Ley) sólo es factible argumentarla por problemas de conciencia, como es el caso de la oposición al Servicio Militar o a participar en intervenciones para provocar abortos, anteponiendo razones éticas, morales o religiosas.

En el caso de la aplicación de la ley contra el tabaquismo no se pueden argumentar problemas de conciencia para no aplicarla, salvo que la conciencia esté en el bolsillo.

Los bares y restaurantes ya realizan una serie de negocios accesorios que no deberían realizar, ya que deberían realizarse en establecimiento especializados o con control de acceso, me refiero a la venta del tabaco en máquinas, a las máquinas tragaperras y la venta de loterías. De esta forma están  favoreciendo el tabaquismo y la ludopatía, sin ningún tipo de control.

Si el negocio de un establecimiento se basa en la clientela fumadora y no en sus productos o servicios se lo tiene que hacer mirar.

Ésta es una oportunidad para los que se sepan adaptar a las circunstancias. Si se pierden clientes, hay que hacer que regresen los que se fiueron o captar unos nuevos. ¿Cómo? ¿Poniendo estufas en la calle para seguir favoreciendo el tabaquismo? ¡No! Innovando.

– Ofreciendo mejores productos o servicios

– Estableciendo ofertas y promociones

– Diversificando el negocio

En definitiva, hacer atractivo el negocio para que el público disfrute y esté a gusto.

No pensaba que este blog fuera a tener tantas visitas. Así que voy a a provechar para que puedas participar.

La primera es obligatoria

La segunda es sobre tus hábitos de visita a bares y restaurantes:

Y la tercera sobre cómo prefieres encontrar los locales de ocio

Segunda entrega de sobre la Ley Antitabaco. En esta ocasión quiero hablar de algunos mitos, errores y posibles fraudes.

Los hosteleros  perderán clientes

Muchos hosteleros se quejan de pérdidas de ingresos por perdida de clientes. Falso.

De la misma forma que nadie dejó de ir a trabajar cuando hace 5 años se prohibió fumar en los centros de trabajo (negocio), ninguna persona dejará de de visitar sus lugares de entretenimiento (ocio). Influye más la crisis económica que la prohibición de fumar. Tras un impacto inicial normal de bajada de clientes, éstos volverán de nuevo en muy breve plazo a los mismos lugares de entretenimiento, porque:

– Las personas no se reúnen para fumar, se reúnen para hablar, para jugar, para ver el fútbol en la televisión, para relacionarse en definitiva. Y nadie renuncia a relacionarse por un cigarrillo, que se pueden fumar a 10 metros de distancia.

– No hay alternativas para hacer lo mismo y que además se pueda fumar. Grave error de la legislación anterior permitiendo fumar en unos recintos sí (los pequeños), y en otros no (los grandes salvo que hicieran una importante inversión). Salvo que la reunión se haga en un domicilio privado.

No conozco a nadie que se vaya a abonar a las plataformas de pago que emiten el fútbol por televisión por no bajar al bar de siempre con los amigos, por el hecho de que no se le permita fumar dentro.

Por otro lado, los fumadores deben salir a la puerta del bar o restaurante a fumar (si no hay terraza). Cada vez que se sale y se entra cuenta como un cliente distinto, y en un alto porcentaje vuelven a pedir una nueva consumición, ya que se suele salir sin copa. Es lo que se conoce como “rotación”. Los fumadores van a consumir más que los no fumadores que nos apoltronamos con una bebida más tiempo.

Prohibir fumar coarta mi libertad

Falso. No hay ningna persona fumadora que se encienda un cigarro en una gasolinera. ¿Por qué? Sencillamente por seguridad; todo el mundo sabe que la acumulación de gases inflamables o líquidos puede provocar una explosión. En ese caso no alegan falta libertad o esgrimen un derecho inexistente (la gente se inventa unos derechos…). Símplemente esperan a alejarse del riesgo.

En un bar o restaurante también hay riesgo, en este caso para la Salud de los fumadores pasivos, pero claro, es un riesgo ajeno… (el riesgo propio aquí no se ve). De ahí que se deba restringir esa libertad de fumar. No se ha prohibido el tabaco, sólo se ha limitado las zonas donde se puede fumar con mucho menor riesgo para la población

El fraude de los Clubs de Funadores

Hecha la ley, hecha la trampa. Hay bares y restaurantes que se van a transformar en Clubs de Fumadores, asociaciones gastronómicas privadas, etc. para burlar la ley.

Cuando pensamos en un Club de Fumadores nos viene a la cabeza los selectos clubes británicos del siglo XIX que frecuenta Phileas Fogg en “La Vuelta al Mundo en 80 días”.

No dudo de que existan verdaderos clubes de fumadores, pero la gran mayoría que se constituyan ahora son establecimientos para burlar la Ley, lo que supone un fraude de Ley.

¿Qué van a mirar los inspectores para sancionar o no un establecimiento donde se fuma? Van a mirar si es una Asociación legalmente constituida y si todos los presentes son socios (figuran en el libro de socios y ojo que no haya menores), si el local tiene licencia municipal de apertura como bar o restaurante, si están dados de alta en Hacienda como local de hostelería, en caso de sociedades mercantiles si están dadas de alta en el Impuesto de Sociedades en el régimen especial de entidades parcialmente exentas (régimen habitual de las asociaciones), si el contrato de electricidad, agua, alquiler, teléfono, etc. están a nombre de la Asociación, si los trabajadores están contratados por la Asociación o por la empresa, si las máquinas recreativas están a nombre de la asociación, de quién es la titularidad de los bienes amortizables que aparecen en contabilidad,… vamos que se puede detectar el fraude de forma sencilla.

¿Merece la pena burlar la ley?

En qué falla la nueva Ley

1.- No se concretan los planes de prevención del tabaquismo, ni los planes para los quieren dejarlo lo puedan hacer de forma gratuita y con la garantía de los Servicios Públicos de Salud. No hay dotación presupuestarias… Son meras declaraciones de intenciones para “quedar bien”, pero no para solucionar un problema.

2.- Si lo que se pretende es proteger a la infancia y juventud, ¿por qué se permite fumar en estadios de fútbol (y en plazas de toros) cuando hay que aguantar a un fumador junto a uno durante más de 2 horas? Está prohibido fumar en todos los recintos deportivos menos en los estadios de fútbol. No hay “aire libre” cuando hay  4 personas en un metro cuadrado. En los pabellones deportivos, se permite salir al exterior en el descanso para fumar, ¿por qué no se establece un sistema similar en los estadios de fútbol?

3.- Aquellas empresas de hostelería que han realizado una importante inversión durante estos últimos 5 años, incluso solicitando financiación para ello, han resultado totalmente perjudicados. La norma no establece las compensaciones como pudieran ser permitir amortizaciones aceleradas, deducciones en el impuesto de sociedades, reducción en los módulos de IVA e IRPF para las personas físicas u otras medidas que se pudieran adoptar.

Finalizado el ciclo de Jazz Zaragoza, inicio una serie de post relacionados con la actualidad.

Desde el 2/01/2011 ha entrado en vigor en España la mal llamada “Nueva Ley Antitabaco”. Mal llamada así porque:

– No es nueva, es una reforma de la Ley 28/2005. Los que criticábamos esa Ley por ser insuficiente al proteger a los no fumadores en los centros de trabajo, excluyendo como centros de trabajo los bares, restaurantes y demás centros de ocio, vemos 5 años más tarde el error gravísimo del legislador.

– No es una ley Antitabaco, sino una Ley Antitabaquismo. No se ha prohibido fumar, sino que se prohibe fumar en determinados sitios.

Para hablar con conocimiento de causa, aquí está el texto de la Ley para que cada cual valore su contenido. Pulsa aquí.

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/l28-2005.html

Los aspectos polémicos se encuentran en el art. 7 sobre la prohibición de fumar en determinados lugares y en la disposiciones adicionales donde se indica aquellos espacios donde se permite fumar de forma excepcional.

Pero esta actualización de la Ley sigue siendo, como siempre, una auténtica chapuza.

El art. 2 incluye las definiciones necesarias para comprender el contenido de la Ley (¡bien! siguen el ejemplo de la normativa comunitaria):

” 1. e)  Espacios de uso público: lugares accesibles al público en general o lugares de uso colectivo, con independencia de su titularidad pública o privada. En cualquier caso, se consideran espacios de uso público los vehículos de transporte público o colectivo.

2. A efectos de esta Ley, en el ámbito de la hostelería, se entiende por espacio al aire libre todo espacio no cubierto o todo espacio que estando cubierto esté rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos.”

Es decir, la Ley no define QUÉ ES “AIRE LIBRE”, mas que sólo en el ámbito de la hostelería. Esto va a traer muchas confusiones. ¿Es espacio al aire libre todo espacio sin paredes ni techo? ¿Y si tiene techo y alguna pared (p. ej. una marquesina de autobús)? esta deficición es fundamental porque la Ley permite fumar al aire libre.

Así la letra X del art. 7 establece entra las prohibiciones

 “x) En todos los demás espacios cerrados de uso público o colectivo.”

Una Ley necesaria

Si existiera buena educación no sería necesaria una Ley como ésta. En un bar o restaurante no he visto nunca a nadie preguntar “¿Le importa si fumo?” anteponiendo la libertad a fumar a nuestro derecho a la Salud. Y ojo como se te ocurriera decirle algo a esa persona… A ningún fumador le ha preocupado mi salud (y al parecer la suya tampoco), pero claro “nadie me obliga a estar en ese bar”. Mi derecho a la Salud se puede ejercer en la calle.

Todos los países de nuestro entorno tienen legislaciones en las que se prohíbe fumar en espacios cerrados como a un asunto de SALUD PÚBLICA.

Recordemos, además, que somos un país receptor de turistas acostumbrados a no fumar en lugares cerrados, lo que les retrae a entrar en lugares públicos y consumir.

Esta Ley también va a favorecer que muchas personas dejen de fumar